Skip to content

Posdata, te amo.

Mientras esperaba a que mi mamá saliera del local de venta de sillas plegables me puse a leer un libro que ya he leído más de cinco veces, me refiero a la primera novela de Cecelia Ahern titulada Posdata, te amo.

Este libro salió en el 2004 y la película, protagonizada por Hilary Swank y Gerard Butler salió en el 2007.

La historia gira alrededor de Holy, una mujer de 30 años que perdió a su alma gemela, a su esposo Gerry después de sufrir un derrame cerebral que le quitó la vida. Por semanas Holy se hundió en una depresión que la obligaba o no hacer nada, a quedarse en casa todo el día sin querer comer y sin querer bañarse. Pero después de un mes recibe, gracias a su mamá, la noticia de que Gerry le había dejado la lista, una lista que en broma habían creado al decir que cuando él muriera escribiría una lista de cosas por hacer para que Holly las llevara a cabo. Con un poco de esperanza Holly va a la casa de sus padres para recibir el sobre que contiene 10 sobres más pequeños, uno para cada mes del año. Con dolor y emoción Holly abre la primera carta, donde le dice a Holly que compre una mesa de noche, al final de esta petición, firmó con un Posdata, Te amo.

Después de ese momento la vida de Holly comienza a cambiar poco a poco y tú como lector comienzas a conocer más sobre su vida y la vida de su familia. Te encariñas con sus amigos y su familia y te identificas con la protagonista, una mujer que odia el trabajo, que no encuentra su razón de ser, ya que su razón de vivir era Gerry, y el cómo poco a poco comienza a salir del duelo en el que ahora se encuentra. En el camino conoce  Daniel, un hombre guapo y agradable dueño de un bar en el que el hermano menor de Holy toca por las noches. Inmediatamente ellos dos crean una amistad que poco a se va convirtiendo un cariño mutuo, pero esto a Holly le causa problemas ya que ella sigue amando a Gerry y porque continúa en duelo.

Con el paso de los meses, Holly comienza a cambiar, a superarse y a enfrentar la pérdida de Gerry gracias a las cartas que abre con ilusión cada mes. En ellas él la insta a buscar un trabajo que le guste, a salir con sus amigas de viaje, a superar sus miedos y sobre todo a ser una mujer independiente feliz y dispuesta a enamorarse de nuevo.

Es una historia triste pero con una enseñanza sin igual. Al identificarme con Holly, me quedo con algunas de sus frases y experiencias para poder llevarlas a cabo en las mías y aunque yo no tengo a un Gerry que me dice qué hacer, mi voz interna me ayuda a superarme, así como lo hizo Holly, cuyo final hace que cierres el libro con una sonrisa y lágrimas de satisfacción.

Comments are closed.