Skip to content

Orígenes literarios

El día de hoy por la mañana, al estar conduciendo por el Periférico, inmerso en el tráfico, estaba observando la publicidad en vía pública, algo que a veces hago, ya que nuestro mundo está regido enteramente por la publicidad y manejado por la misma.

Al estar parado en el tráfico, levanté la vista ante el bosque de publicidad en vía pública, donde, a decir verdad, había muchos anuncios muy cautivantes, ya que hoy en día la publicidad es verdaderamente increíble. Vi un anuncio de una película de la trilogía de El Señor de los Anillos, un anuncio que de casualidad y por alguna razón seguía ahí.

tolkien

Esto me hizo recordar los tiempos en los que no leí, sino estudié con cuidado, la obra de El Señor de los Anillos y a su autor, ya que el creador es tan grande como la obra misma o aún más, ya que el trabajo que se hizo para escribir estos libros no fue solamente uno creativo, sino que fue uno de carácter científico, filológico, filosófico y hasta profético, sin él querer escribir un texto profético.

Algo que me parece verdaderamente increíble sobre la creación de la gran obra de El Señor de los Anillos es el hecho de que al principio y en una gran parte de la escritura de esta novela, J.R.R. Tolkien, el autor, estaba escribiendo para él mismo y no para una publicación, hasta que alguien en la universidad de Oxford, notó la calidad y la profundidad de este trabajo literario.

Esto es algo muy sabido; sin embargo, se habla poco de dónde es que salió esta obra y cuál fue la verdadera inspiración para escribir El Señor de los Anillos, aunque, por supuesto, si es que uno busca, uno encuentra.

Según algunos críticos literarios, lo que impulsó a J.R.R. Tolkien  a escribir El Señor de los Anillos fueron las miles de conversaciones y discusiones que el autor sostuvo con C.S. Lewis (escritor de Narnia) sobre la naturaleza de los cuentos de hadas, un género literario que Lewis afirmaba que era uno exclusivo para niños, mientras que J.R.R. Tolkien afirmaba que este género era uno muy serio y digno de ser estudiado profundamente, ya que según Tolkien, los cuentos de hadas estaban llenos de verdad absoluta.

Probablemente éste haya sido uno de los detonadores de la creación de la obra; sin embargo, estoy seguro que éste no es el volcán que produjo aquella lava literaria sino que su verdadero origen, como bien lo dicen algunos otros críticos literarios, se encuentra en los campos de batalla de la Primera Guerra Mundial, donde el autor de El Señor de los Anillos peleó valientemente, distinguiéndose en la batalla de Somme, un encuentro brutal entre ingleses y franceses contra alemanes, austriacos y prusianos, una batalla que dejó más de 100 mil muertos detrás.

Las huellas de esta gran guerra se ven grabadas en muchas de las páginas de esta gran obra.

Comments are closed.