Skip to content

Las luciérnagas

Si alguna vez te has preguntado cómo se vería un clan de hadas vagando por la noche, entonces tengo un lugar para ti, donde se te responderá de una manera real y concreta aquella pregunta que visita a los niños con tanta frecuencia, ya que se dice que los niños son los únicos que pueden ver a creaturas de esta naturaleza.

luciernagas

Se trata de dos municipios del estado de Tlaxcala, con el nombre de Españita y Nanacamilpa, donde sucede un acontecimiento durante los primeros seis meses del año, que cualquiera podría tomar como reunión anual de todas las hadas que en sus sueños han visitado las páginas de muchos cuentos que llevan su nombre, ya que éstas son matriarcas de los cuentos, al haber besado muchas veces el corazón de la mente de muchos autores, quienes gracias a ellas han conseguido la inmortalidad de sus obras.

La substancia de las leyendas no es puramente ficción, ya que éstas se basan muchas veces en hechos reales, que a menudo se llegan a transcribir como hechos fantásticos y sobrenaturales, cuando en realidad muchas de las veces son acontecimientos de hecho muy naturales, pertenecientes a los dominios de la química.

En la época virreinal, existía una leyenda de un fantasma que aparecía repentinamente durante las noches frías en forma de una gran flama de fuego de un color parcialmente verde, lo que aumentaba su nivel de fantasía y sobrenaturalidad, esta flama era un signo de buena fortuna.

En la antigua Roma también se tenía la creencia en una flama similar, llamada Ignis Fatuus, que era un espíritu de un demonio que aparecía en forma de flama, cuyo objetivo era perder a los viajeros; sin embargo, ese fenómeno, a diferencia del de la leyenda novohispana, no se posaba en un lugar simple, sino que caminaba lentamente sobre los campos sin quemar nada.

En realidad, se ha descubierto que aquella flama era, en efecto, una causa de buena fortuna, ya que su presencia era causada por químicos expulsados de viejas monedas de oro, que al mezclarse con el oxígeno del aire provocaban una flama, de la misma manera de la que sucede con una pequeña flama y el gas, lo que significa que si aquellos que veían este fenómeno se acercaban y escavaban moderadamente, encontraban un tesoro.

Sin embargo, en el caso de la leyenda romana, de eso no se sabe nada.

Las hadas también han formado una parte importantísima en el mundo de las leyendas, ya que a su alrededor se han escrito y descrito muchos incidentes extraños de naturaleza tanto buena como mala.

Hadas

En Nueva España, en lo que hoy son los municipios de  Españita y Nanacamilpa, se creía que los primeros seis meses del año un clan de hadas se manifestaba a los ojos de los seres humanos, a modo de traerles buena fortuna; sin embargo, la creencia decía también que nunca habría que acercarse de más a aquellas hadas  o jamás regresarían.

Sin embargo, no todas las hadas en el folklor eran de buena naturaleza, ya que en los montes Cárpatos que dividen a los países de Rumania y Ucrania se hablaba de unas luces que se encontraban en el bosque que se robaban a los hombres para estos nunca regresar con sus familias; se decía que aquellas luces eran mujeres hermosas que se alimentaban del amor del sexo masculino después de su muerte, este fenómeno nunca se pudo explicar.

No obstante, el caso Novo Hispano  se trataba de un grupo de miles de luciérnagas, quienes llegan ahí para reproducirse, produciendo un mágico entorno digno de cualquier cuento.

Si quieres ser testigo de la impresionante reunión de luciérnagas, busca vuelos VivaAerobus a la Ciudad de México y de ahí trasládate a Tlaxcala, donde ocurre este maravilloso fenómeno.

Comments are closed.