Skip to content

La luna y yo

Toda mi vida al tomar una importante decisión, de esas que cambian el rumbo de tu vida, ha sido por azares del destino o por algún efecto producido por aquella señora de plata, quien me visita siempre en mis momentos más confusos y duros. La última ocasión que algo así sucedió fue cuando decidí vender mi empresa.

Muchas personas no creen o ni siquiera saben sobre el hecho o la teoría de que la luna tiene un profundo efecto en los seres humanos.

luna

La verdad es que la luna no sólo afecta a los seres humanos, sino que afecta también a muchos seres vivos o no vivos, debido al poderoso magnetismo que viaja del espacio hasta nuestras casas, pavimentado por su luz plateada.

La luna es la directora que orquesta el comportamiento de los mares, manejando sus mareas con su simple mirar, una mirada que parte a la obscuridad como una bala a una estatua de porcelana china y se hunde en los mares para darle a las creaturas de las profundidades el mismo gozo que el palpitar de las estrellas nos da a los hombres, mientras tiende un fino tapete de plata, donde se dice que juegan las sirenas y escriben las melodías de sus cantos, capaces de adormecer al viento.

La luna, a su vez, conoce cada rincón de la Tierra mejor que la Tierra misma, ya que ella fue testigo de la creación de nuestro planeta y desde entonces se ha posado enfrente de las estrellas como un ángel de plata, para observarnos con su pálida luz, que se dice que es de donde Dios se inspiró para crear la forma y función de la sonrisa en los humanos.

luna2

Decían también en la antigüedad, que las conversaciones más sabias, donde se hablaba sobre la verdad del destino y los secretos de las profecías verdaderas y falsas, eran entre la luna llena y los gatos que contemplaban la noche mientras el mundo dormía; de hecho, se dice que cuando un gato se sienta en un libro que estamos leyendo, es porque quiere que ese tema se quede solamente entre él y la luna.

Es tal la fascinación que la luna le ha dado al mundo, que los humanos le hemos dado su propia nomenclatura geográfica, tomando sus obscuros cráteres como nuestros mares.

Al noroeste del territorio lunar, en su extremo superior izquierdo, se encuentra el Mar de Humboldt (recuerden que los mares son en realidad cráteres); al noreste, partiendo desde el centro de la luna, se encuentra el Mar de Moscú, orbitado por la Bahía de los Astronautas; partiendo a la superficie lunar por la mitad se encuentra el ecuador lunar por donde cruza, por el oeste, El Mar de la Tranquilidad, que tiene una extraña intersección con el Mar de la Crisis. Al sureste se encuentra el Mar de la Fecundidad, que se encuentra completamente del lado opuesto al Mar de los Sueños.

Esta geografía, una vez que se conoce bien, se puede ubicar al mirar atentamente a la luna, lo que le da un valor agregado de lo que ya tiene.

luna3

Comments are closed.