Skip to content

Del metate a la máquina de hacer tortillas

Como hemos observado en diversos productos en donde el uso de las máquinas tienen su papel activo, en la hechura de las tortillas mexicanas, no es la excepción.

En México antes de Cortés se inventó la famosa tortilla entre 2000 y 1000 a. C., cuando la mayoría de los historiadores coinciden en que el maíz comenzó a cultivarse en Guatemala y en el sur de México.

El método antiguo de hacer tortillas a mano nunca había cambiado hasta hace poco. En sus inicios, la “máquina” que se utilizaba era el metate en donde se molía el grano ya nixtamalizado hasta quedar una masa tan suave como el lóbulo de la oreja.

Después con la mano se creaba la tortilla ofreciendo un atractivo visual en su hechura.

Después del metate, vino una especie de máquina manual en donde se apretaban con la mano dos prensas, ya sea de metal o madera y entre ambas se colocaba ya la masa molida previamente molida en molinos y no por el metate. Una vez que se aprieta la prensa se obtiene la masa circular lista para colocarse en el comal.

Y ya entrando el siglo XX, viene el momento de la máquina para hacer tortillas.

En estas nuevas máquinas, la masa se pone en un extremo de la máquina y una tortilla perfectamente cocida y lista para comer sale al otro extremo.

Máquinas de este tipo llegan a hacer miles de tortillas. Por ejemplo, mientras que una experta puede hacer a mano alrededor de ocho docenas de tortillas por hora, la máquina hace 100 docenas.

El uso de las máquinas se extiende en este proceso hasta la etapa de moler el maíz para obtener la masa.

Recordemos que desde sus inicios se usaba el metate, con la llegada de las máquinas, éste se sustituyó por el “molino” en donde se vacía el maíz previamente cocida con cal (nixtamal) para obtener de esta forma la masa.

El molino consta de piedras gruesas llamadas “canteras”. Estas canteras son porosas y se refrigeran en agua. Después del molido, el maíz se amasa.

En esta etapa, va dependiendo del molino y del tipo de maíz para obtener masa blanca, amarilla o de color.

Una vez que se ha obtenido la masa, las máquinas que hacen tortillas reciben dicha masa de maíz nixtamalizada, la presionan y la cortan en forma de tortillas finas.

Las tortillas se colocan en una cinta transportadora metálica y se llevan a un horno donde se hornean.

Las tortillas son luego depositadas una por una en un recipiente para ser dispensadas y empacadas para facilidad del consumidor.

Las tortillas de maíz, son vendidas por peso y no por cantidad. Así que bien puedes comprar desde 100 gr, hasta varios kilos dependiendo tus necesidades.

Si estas preparando unas taquizas, entonces será la cantidad de kilos a comprar y ten presente que en promedio una persona se llega a comer entre 4 a 5 tacos.

Obviamente esto es un promedio ya que sabemos que hay personas que están a “dieta” y comen los guisados con cuchara, mientras que por el otro lado tenemos a los grandes comelones que bien pueden comerse hasta una docena de tacos sin mayor problema.

El tamaño de la tortilla también dependerá la cantidad a comprar, pero los datos anteriores se ajustan a las tortillas de tamaño regular.

Comments are closed.